Ejercicios de Kegel para el bienestar de tus músculos pélvicos (I)

Estos ejercicios, diseñados para realizar cómodamente en casa, tienen innumerables beneficios para la mujer


 
Juan Rallo

Juan Rallo

Entrenador personal

es entrenador personal, escritor del libro “Estupenda en 9 semanas y media” y creador del sistema de entrenamiento online www.juanrallo.com

ejercicios de kegel para el suelo pélvico

¿Qué son los ejercicios de Kegel?

Son unos ejercicios creados para fortalecer el suelo pélvico, tanto para el hombre como en la mujer; aunque somos nosotras las que podemos sacarle mayor rendimiento. Fueron diseñados por el Dr. Arnold Kegel, quien les bautizó con este nombre tan poco 'marketiniano'; sin embargo sus propiedades son mucho más atractivas que su nombre.

Pero no, no busques la máquina de ejercicios kegel en el gimnasio. No está ni al lado de la cinta, ni junto a la máquina de abductores. Son unos ejercicios que puedes hacer en cualquier sitio, sin necesidad de máquinas, siempre y cuando tengas un rato de tranquilidad. Su mecánica, que más adelante veremos detalladamente, consiste en realizar contracciones del músculo pubococcigeo.

Ventajas

En el caso de las mujeres, estos ejercicios son mucho más beneficiosos que en los hombres por dos motivos. Por un lado, las mujeres paren y los hombre no; así que este desajuste eventual se corrija con mayor celeridad. Pero, al margen de este fenómeno puntual tan importante, las mujeres por constitución tienen un suelo pélvico mucho más amplio y por tanto que necesita una mayor tensión para mantenerse en su sitio.

Los ejercicios de Kegel son el mejor remedio para evitar la intervención quirúrgica postparto. Se recomiendan para recuperar la fuerza después del parto, pero también para mejorar la sexualidad, tener más control sobre los órganos genitales y también sobre los esfínteres.

En mujeres no embarazadas también tienen excelentes propiedades, pues ayudan a evitar las pérdidas de orina a aquellas mujeres propensas ante fenómenos tan cotidianos como la risa o la tos; y que condicionan tanto socialmente a las mujeres que lo padecen.

¿Cuándo realizarlos?

Con realizarla tres veces a la semana es suficiente para notar mejoras en condiciones normales. En caso de que acabes de ser mamá, te recomendaríamos que los pusieran en movimiento al menos una vez al día.

No te recomendamos que los hagas en cualquier parte y al tuntún, mejor habitúate a un ritual, que siempre debe empezar por vaciar la vejiga. Por ejemplo, puedes ejercitar tus músculos pélvicos mientras ves las noticias, justo al volver del descanso en el trabajo...

Al igual que con cualquier trabajo muscular, los resultados tardan en notarse. Aproximadamente al mes empezarás a notar mejoría y a los dos meses debes notar un cambio sustancial.

Y tú, ¿qué opinas?

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema