© Thinkstock

Es normal que, cuando se acerca el verano, tengamos más ganas de vernos mejor y lleguemos a plantearnos comenzar una dieta para conseguir nuestros objetivos. Y es que, según un estudio realizado por Findus, 7 de cada 10 mujeres reconocen haber hecho la 'operación bikini' en alguna ocasión y más del 50% de las encuestadas reconocen que volverán a hacerla en el futuro. Ahora bien, según recoge este mismo informe, las españolas preferiríamos no tener que volver a hacer dieta nunca más.

Al margen de cualquier estudio, lo que sí es una realidad es que cuidarse no debería reducirse a un par de meses antes del verano, ¡debería ser una actitud constante para no tener que volver a hacer una 'operación bikini' nunca más! Si no sabes por donde empezar, la popular entrenadora e 'instagramer' (con más de 60.000 seguidores) Paula Butragueño nos propone diez sencillas maneras de hacer tu día a día más saludable sin necesidad de preocuparnos por la báscula. La clave está en cultivar pequeños hábitos saludables que nos ayuden a a vivir de forma más positiva.

- Lee: Cómo convertirse en toda una 'fit girl' en Instagram

 

- Lee: 'Tips' para transformar tu cuerpo ¡sin dietas!

  1. Despierta pensando en una algo bueno que te depare el día de hoy. Si no lo encuentras, créalo y apúntalo para que no se te olvide hacerlo. Haz esto antes de nada: antes de mirar el teléfono y de saltar de la cama. Cada día cuenta y cada día merece tener un momento memorable.
  2. Comienza el día con un vaso de agua con limón para limpiar tu organismo y 10 minutos de estiramientos. Te permitirá emprender la jornada con mucha más energía y la cabeza más despejada. Después tu cuerpo recibirá mejor el desayuno.
  3. ¡Respira! Estés haciendo lo que estés haciendo, para un instante a mitad de mañana y sé consciente de tu respiración. Comprueba si esta es completa o parcial y agitada. La mayoría de las veces verás que estás respirando a un tercio de tu capacidad pulmonar y esto, a la larga, tiene un efecto muy negativo en tu capacidad de concentración, tu percepción de la realidad y tu sensación de estrés. Aprovecha ese momento para hacer tres respiraciones profundas. Nota cómo se llena de aire todo tu cuerpo, no sólo la parte superior del diafragma, sino hasta la barriga, y suelta el aire muy despacio -casi en el doble de tiempo que utilizaste para tomarlo-. Notarás cómo te oxigenas y aumenta tu lucidez.
  4. Realiza tres comidas principales al día y disfruta de cada comida como un regalo que le haces a tu cuerpo. Piensa que eres lo que comes. Prepárate comidas en un único plato que contengan verduras, proteínas y algo de hidratos.
  5. Sonríe. Para un momento y sonríe. A alguien que te cruces por la calle, a quien tengas enfrente -dale un abrazo incluso-, utiliza el poder que te da una sonrisa y, sobre todo, el que te devuelve. En este sentido, la vida es como un espejo, cuanto más le sonríes más sonrisas te devuelve. Lee: 10 pasos para recuperar la alegría
  6. Encuentra tu ejercicio. No todo el mundo tiene que correr o ir al gimnasio, existen un millón de opciones para ponernos en forma, desde el baile a la bici. Piensa que un mínimo de tres veces por semana te mereces este rato para ti y no te lo saltes por nada.
  7. Date un capricho: un baño caliente, una copa de vino, escucha tu canción o cómprate algo. Lo que te apetezca. Regálate a ti mismo algo que te haga feliz. Recuérdate lo que vales y que te lo mereces, por tu trabajo de cada día, porque te entregas, porque amas, porque vives y porque pones el corazón en todo lo que haces. Porque te esfuerzas. En la vida todo es cuestión de equilibrio y nos merecemos pequeñas recompensas.
  8. Cambia de aires de vez en cuando. Desconecta de la rutina, sal al campo, a la playa, visita una ciudad, cualquier cosa que te guste y que te llene de energía y sensaciones nuevas y diferentes. Lo que vivimos, lo que experimentamos, las personas que pasan por nuestra vida, lo que vemos, leemos, olemos... todo va creando lo que somos. Necesitamos espacio y tiempo para dejar que las cosas sucedan, para asentarlas y vivirlas de verdad. Está demostrado que la belleza del entorno que nos rodea influye en nuestras emociones, en nuestra capacidad creativa y en nuestra manera de interpretar la vida. Cuanto más bonito sea el lienzo en el que te enmarques, más sencillo será sentir que la vida merece la pena. Lee: Resiliencia, el secreto de las personas felices
  9. Prueba algo nuevo. Algo que te saque de tu zona de confort. No hace falta que sea tirarse en paracaídas, aunque también vale. Puede ser algo mucho más sencillo. Creo que todos tenemos en mente cosas que querríamos hacer y que, al final, por falta de tiempo en el día a día, no tenemos espacio para experimentar. No debemos quedarnos siempre en el mismo sitio, el movimiento siempre es crecimiento. Tenemos que avanzar para no estancarnos, proponernos nuevos retos y establecer maneras de alcanzarlos. Es una cuestión de hacer de nosotros mismos nuestra mejor versión.
  10. Activa el 'modo off'. Dale la espalda de vez en cuando al ordenador, a las redes sociales y a todo lo que ocurra tras una pantalla. No se trata de demonizar el mundo 2.0, de hecho, es una herramienta muy valiosa para conectar con el mundo, siempre y cuando no te desconecte de tu entorno, de lo tangible, de lo físico.

Además...

- ¡Plan 'detox' 7 días para el verano!

- ¿Por qué no consigo adelgazar?

- Cuida tu dieta, sin obsesiones

Y tú, ¿qué opinas?

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema