Sí, definitivamente, somos lo que comemos


 
Marta Lorenzo

Marta Lorenzo

Nutricionista

es licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, diplomada en Nutrición Humana y dietética y especialista en Nutrición deportiva

Además de prevenir enfermedades como las cardiovasculares, degenerativas, articulares o depresión, una buena alimentación nos va a ayudar a mantener nuestro organismo joven, sano y fuerte.

© Adobe Stock

Cuando decimos la expresión “somos lo que comemos”, no podemos tener más razón. Creo al cien por cien en que una alimentación sana nos ayuda a sentirnos más enérgicos y fuertes y a eliminar ciertas molestias. Sí, es cierto es que la dieta es muy importante a la hora de prevenir o provocar una enfermedad; pero no debemos olvidar que solo es un factor más entre muchos otros: la susceptibilidad genética, los agentes contaminantes o los microorganismos, también son de vital importancia. Una cosa está clara: el resto de los factores no podemos controlarlos, pero sí la alimentación.

Por eso, lo que yo siempre recomiendo es variar la dieta al máximo para proporcionar todo tipo de nutrientes y así conseguir un óptimo estado de salud. Por ejemplo, podremos conseguir:

  • Reducir la inflamación.
  • Prevenir dolores de cabeza y ataques de asma.
  • Aumentar la resistencia del estómago a las úlceras.
  • Mejorar la fertilidad.
  • Mejorar el sistema inmunológico para combatir infecciones.

Y así una larga lista de beneficios que obrenemos de llevar una dieta equilibrada y sana. Pero, quería hacer hincapié en la importancia de la ingesta de anitoxidantes y de grasas saludables (como el omega 3); ya que son garantía de salud a largo plazo.

¿Qué debemos tener saber sobre los antioxidantes y cómo aportarlos a nuestra dieta?

Los antioxidantes se encuentran principalmente en frutas y verduras; de hecho, son los responsables de los diferentes colores de estos alimentos. Por ello, lo primero que quiero destacar es que cuanto más intenso sea el color de la fruta o verdura, mayor será la cantidad presente del antioxidante en el alimento. Otro dato a tener en cuenta es que sean frescas o congeladas. El producto fresco siempre conserva mejor los antioxidantes que las enlatadas, cocidas o procesadas. También es importante saber que las frutas enteras conservan mejor su valor nutricional que los zumos. Lo ideal es aportar por lo menos 2 piezas de fruta al día y un zumo de frutas natural.

- Lee: 10 alimentos muy ricos en vitaminas y minerales

En general, si puedes elegir, opta siempre por la fruta, verdura u hortaliza cuyo color sea más intenso y llamativo; significará que tiene un alto contenido en antioxidantes. De hecho, las ensaladas cuanto más colores diferentes tengan sus ingredientes, más nutritiva es.

- Lee: La dieta de los colores para una alimentación saludable

En cuanto a la grasa, es un nutriente que estamos eliminando de la dieta y se considera de vital importancia, siempre y cuando estemos hablando de grasas insaturadas, es decir, grasas saludables, como el omega 3, que podemos encontrar principalmente en frutos secos y pescado azul. Este tipo de grasa puede llegar a ayudarnos a eliminar enfermedades tan importantes como la artritis, hipertensión, esclerosis múltiple, asma, psoriasis, enfermedades cardiovasculares o incluso jaquecas. Así que, sí, definitivamente: 'somos lo que comemos'.

- Lee: Alimentos contra la artritis

- Lee: La mejor dieta para la fibromialgia

- Lee: Por qué necesitas tomar más vitamina B en primavera

Y tú, ¿qué opinas?

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema