En casa, en la calle, en la oficina... ¿se anima a hacer ejercicio?

Trucos para aprovechar las actividades rutinarias para ponerse en forma

por enforma.hola.com /


 
Seguro que ha oído en más de una ocasión el mismo consejo: la práctica de ejercicio físico es fundamental para una vida saludable. Sin embargo, su apretada agenda le impide sacar tiempo para ir a un gimnasio a poner sus articulaciones en marcha. Y más aún tras el verano, cuando la vuelta a la rutina se hace cuesta arriba. No se apure, existe una solución. Hacer ejercicio no siempre significa acudir a un gimnasio. Basta con introducir más movimiento en la vida diaria, sea andando a buen paso, bailando o incluso limpiando la casa a buen ritmo. En su propia casa o incluso en la oficina puede realizar sencillos ejercicios a cualquier hora, que, combinados con su rutina diaria, le ayudarán a huir del sedentarismo y a quemar esas calorías que le sobran.
  • Por ejemplo, seguro que cada día se sienta un ratito frente al televisor. Si es así, puede aprovechar a hacer ejercicios con sus pies, describiendo círculos. O bien poniendo sus pies en alto y sus piernas estiradas y flexionando el tobillo hacia delante y hacia atrás.
  • No sea perezoso y suba siempre las escaleras para llegar a la oficina o a casa. Tiene que convertir al ascensor en uno de sus peores enemigos. Subiendo peldaños, conseguirá endurecer los muslos y los glúteos.
  • También en la oficina puede hacer sencillos ejercicios frente al ordenador. Si se coloca un taco bajo los pies, puede aprovechar y subir y bajar los pies en tandas alternas (10 veces con cada pie). No le requerirá demasiado esfuerzo y logrará fortalecer los músculos del abdomen, la cintura y los muslos.
  • Si quiere activar la circulación de las piernas y aliviar un poco la sensación de piernas cansadas, puede aprovechar cuando esté de pie y parada, por ejemplo cuando espere para entrar al baño o en un semáforo, para mover las articulaciones de los pies, con el juego punta-talón.
  • Aunque es una labor que seguro que no le hace mucha gracia, aproveche para realizar estiramientos en los músculos de la espalda cuando hace la cama, siempre sin forzar demasiado. Sus extremidades superiores se lo agradecerán.
  • Si lo que le preocupa son sus piernas y sus glúteos, apueste por caminar todos los días, aunque sea bajándose del autobús o el metro un par de paradas antes de su destino.
  • El cuello y las cervicales también pueden sufrir las consecuencias de un duro día de trabajo o de un momento de estrés. Por ello, puede aprovechar a realizar sencillos ejercicios en la oficina, haciendo pequeñas pausas para Y si quiere tonificar los músculos del cuello y combatir la papada, le proponemos un sencillo ejercicio que puede hacer en cualquier momento, mientras ve la tele, al hacer la comida o al limpiar el polvo: forme una "O" exagerada con la boca, sintiendo cómo se estira toda la zona. Haga este gesto diez veces, aguantando de tres a cinco segundos en cada ocasión. Después, practique otra serie, esta vez marcando la letra "U", para acabar con otra serie, esta vez como si pronunciara una "X".

    Y tú, ¿has probado alguna de estas recomendaciones? ¿Crees que estos trucos pueden ayudarte? OPINE EN NUESTRO FORO
  • Y tú, ¿qué opinas?

    Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema