Cómo evitar los cortes de digestión en verano


 
Marta Lorenzo

Marta Lorenzo

Nutricionista

es licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, diplomada en Nutrición Humana y dietética y especialista en Nutrición deportiva

A lo largo del día, podemos realizar actividades que nos pueden provocar cortes de digestión, como por ejemplo bañarnos después de comer, sobre todo tras una comida copiosa, o realizar ejercicio y hasta tomar el sol.

evitar los cortes de digestion en verano

Realmente lo que llamamos 'corte de digestión', es un shock termodiferencial principalmente causado por el cambio brusco de temperatura. Por eso, los cortes de digestión no solo se producen en la piscina o en la playa, aunque si es verdad que es más probable debido al cambio de temperatura que sufre nuestro cuerpo al entrar en el agua. De ahí que siempre se recomienda introducirnos lentamente.

Lo que realmente ocurre cuando sufrimos un corte de este tipo es que se produce la falta de circulación sanguínea en el sistema digestivo mientras se está haciendo la digestión. Puede pasarle a cualquier persona con buen estado de salud, pero siempre hay personas más susceptibles a sufrirlos, como puede ser el caso por ejemplo de los enfermos de corazón y todos los que sufran por ello cualquier enfermedad relacionada (por ejemplo, una hipertensión). Para estos en especial se recomienda evitar comidas copiosas y sobre todo respetar el tiempo que dura la digestión.

También hay que tener especial cuidado con los niños porque, como es lógico, quieren jugar al aire libre, y esto conlleva a estar expuestos muchas horas al sol y en el caso de la piscina o en la playa, jugar en el agua.

¿Cómo sabemos que estamos sufriendo un corte de digestión?

Cada persona puede afectarle de una manera, pero por lo general se sienten taquicardias, síntomas gastrointestinales, vómitos, diarrea, lipotimias, hipotensión y malestar generalizado.

Cuáles son mis recomendaciones para controlar las digestiones:
  • Respetar las horas de la digestión, descansando de dos a tres horas después de comer.
  • No darse grandes comilonas.
  • Protegernos de las altas temperaturas y sobre todo hidratarnos correctamente.
  • Evitar realizar ejercicio mientras se está haciendo la digestión.
  • Consumir alimentos que nos ayuden a realizar las digestiones más fácilmente como pueden ser el ajo, el limón, alcachofas y en general alimentos con propiedades digestivas como puede ser la piña.
  • Tener especial cuidado sobre todo en los niños del consumo de helados en verano antes de ir a la playa o a la piscina y en el caso de los adultos con la cerveza.

Y tú, ¿qué opinas?

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema