La ‘coach’ Cristina Soria nos da las claves para decir adiós a la tristeza

"La felicidad está en nuestras manos, solo tenemos que estar predispuestos a ella"

por enforma.hola.com /


 

Perder a alguien, una ruptura sentimental, un despido… Son muchas las causas que nos pueden llevar a la tristeza, pero no por ello debemos dejarnos arrastrar por ella. Para la ‘coach’ Cristina Soria, colaboradora del programa Sálvame Deluxe, combatir este estado se ha convertido en misión fundamental y así lo documenta en su último libro Adiós tristeza (Espasa). La experta sabe bien lo que es caer en las garras de este sentimiento y cómo salir reconfortada. Tal y como cuenta en el libro, Soria pasó por una etapa muy dura coincidiendo con el nacimiento de su hija Jimena quien, a las 48 horas de nacer fue diagnosticada de una hemorragia cerebral. Hemos hablado con ella para conocer cómo superó el bache más duro de su vida y cuáles son las verdaderas claves para aprender a ser feliz.

- Lee: 10 pasos para recuperar la alegría

Hay quien dice que la tristeza ayuda a crecer y a hacerse fuertes ante las situaciones difíciles. ¿Está de acuerdo? ¿Qué enseñanzas nos deja la tristeza?

Cualquier situación difícil nos da la oportunidad de hacernos más fuertes, aprender y valorar lo que tenemos si estamos predispuestos a ello. Está en nuestras manos pero tenemos que estar receptivos. Hay quien no aprende ni se refuerza a pesar de estos obstáculos. Es cuestión de actitud. La tristeza nos enseña a afrontar las pérdidas, a saber y reconocer lo que realmente nos duele, si la gestionamos bien podemos aprender y reconocer nuestras fortalezas, que nos ayudarán a salir de esta situación e, incluso, podemos darnos cuenta de con quién contamos en estos momentos, a valorar lo realmente importante, a priorizar…

¿Qué le motivó a abandonar el periodismo y convertirse en coach? Y en concreto, ¿qué le motivó a escribir ‘Adiós, tristeza’?

No fue un abandono consciente. Tras el nacimiento de mi hija pequeña, tuve que dedicarme a su cuidado y después aprendí a cuidarme a mí. Así llegó el coaching a mi vida. Me aportó tanto que decidí dedicarme a él profesionalmente.

En su libro deja claro que la vida es una noria de emociones que suben y bajan sin avisar. ¿Cómo ha vivido la enfermedad de su hija y qué ha aprendido en el camino?

En un primer momento, y ante el desconocimiento de lo que ocurría y con los pronósticos tan negros que nos plantearon, lo viví con absoluta desolación. He aprendido a vivir el día a día, y a luchar a pesar de que el futuro nos lo pinten negro. Convivimos con ello con absoluta normalidad y con un claro objetivo: que ella también lo viva de la misma manera.

En las redes sociales nos mostramos siempre felices. ¿Es una forma de tristeza encubierta? ¿Por qué mucha gente no es feliz con su vida?

Yo siempre digo que el problema no es de quien muestra la imagen de felicidad sino de quien la ve y duda de ella e, incluso, le da envidia. Creo que es más agradable mostrar nuestra parte más feliz que nuestras desdichas. Cuando no nos sentimos bien, de alguna manera también lo comunicamos, y en algunos casos es con una ausencia de actividad en las mismas. Yo particularmente mis momentos más complicados prefiero vivirlos en la intimidad. Y cuando muestro mis imágenes más felices es porque realmente lo siento así. Mucha gente no es feliz con su vida por diferentes razones, no se puede generalizar. Por eso, en el libro, el primer paso que planteo es descubrir qué es lo que hace que nos sintamos tristes. Puede ser porque alguno de mis pilares básicos falla, porque no cumplo con mis valores, porque no mantengo una buena relación conmigo mismo… También pensar sólo en el 'tener' más que en el 'ser o sentir', es decir, la ambición. No guiarnos por lo que realmente es importante para nosotros nos puede llevar a la tristeza.

En el libro habla de que su felicidad se basa en la felicidad de su entorno. ¿Qué papel juega la gente cercana a la hora de superar momentos de tristeza?

Cuando comencé en el mundo del coaching para mí era lo prioritario y aprendí que si yo no me ocupo de mi felicidad, si yo no busco mi propia felicidad nunca llegaré a serlo. Obviamente, es importante que la gente que quieres se encuentre bien. Pero no puede depender mi felicidad sólo de eso, porque entonces me olvido de mí. Para mí, mi familia y mis amigos son mis pilares básicos. Soy muy afortunada por tenerlos en esos momentos, y también en los buenos.

¿Cómo ayuda un estilo de vida saludable y unos buenos hábitos a sobreponerse a las dificultades?

Cuando llevamos una vida sana a través de la alimentación y del ejercicio generamos endorfinas que nos proporcionan felicidad. Nos sentimos mejor con nosotros mismos, nos refuerza nuestra autoestima el ver que superamos retos… Si, además, descansamos lo suficiente nos sentiremos mejor. Y sentirnos mejor nos ayuda a ser más felices.

¿Cuál dirías que es el paso más complicado para salir de un mal bache y recuperar la alegría?

Es importante no darle la espalda al momento. Hay que asumir que ha llegado, por lo que negarlo sólo nos llevará a sentir más dolor. El paso más complicado dependerá mucho de la personalidad del lector, pero, sin duda, donde más cojeamos es en todo lo referente a nuestro cuidado emocional y físico. Nos ocupamos muy poco de nosotros porque consideramos que es egoísta. Si tenemos la capacidad de cuidarnos y ser condescendientes con nosotros mismos seremos más felices. Y otro paso importante que nos cuesta dar es perdonar el daño que nos han hecho; si no somos capaces de soltarlo y perdonar tampoco podremos ser felices.

Más de psicología...

- 5 trucos para hacerte la vida más fácil

- ¿Eres una persona altamente sensible?

- Resiliencia: el secreto de las personas felices

- 5 claves para desarrollar tu inteligencia emocional

Y tú, ¿qué opinas?

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema