Las 8 claves para no engordar en verano

por enforma.hola.com /


 

Después de invertir todos los esfuerzos en preparar nuestro cuerpo de cara al verano, no podemos permitirnos tirar por la borda los buenos hábitos adquiridos en estos meses. Así que, si no quieres que septiembre te sorprenda falta de energías y con unos kilos de más, ¡toma nota de estos consejos que nos propone nuestra nutricionista y colaboradora de ¡Hola! En Forma, Marta Lorenzo!

© Adobe Stock

  • Haz 5 comidas al día. Debemos comer cada 3-4 horas, pero en pocas cantidades, ingiriendo preferiblemente fruta entre las comidas principales (desayuno, comida y cena). Es muy importante que no pasen muchas horas entre una comida y otra. Lee: ¿Por qué hacer 5 comidas al día es la mejor manera de adelgazar?
  • ¡Hidrátate bien! En verano retenemos más líquidos, principalmente por el calor, pero, además, debido a que estamos siempre fuera de casa y no bebemos lo suficiente, provocando deshidratación. El consumo de agua es muy importante para eliminar la grasa. Debemos beber como mínimo 2 litros de agua al día.
  • No te olvides del ejercicio. Desconectar en las vacaciones no quiere decir que pasemos de realizar ejercicio todos los días a llevar una vida totalmente sedentaria; sobre todo porque repercutirá en nuestro peso y en nuestra salud. Bastará simplemente con estar activos, intentando dar paseos de una hora -ya sea en la playa o en la ciudad-,evitar el coche o nadar en la piscina cuando vayamos a refrescarnos.
  • ¡Cuidado con el picoteo! En verano es muy típico el comerse unas patatas fritas con un refresco o cerveza antes de comer, o el helado después de cenar… Pues bien, esto engorda mucho si lo mantenemos todo el verano. Si estamos de vacaciones, puedes hacer una excepción, pero mucho cuidado al volver a casa y seguir manteniendo estos hábitos. En el caso del helado, teniendo en cuenta que no debemos abusar mucho de él, si lo comemos, es preferible que sea de hielo e ingerirlo en la hora de la merienda, nunca después de comer y menos de cenar. Lee: 7 ideas para hacer tus cenas más ligeras
  • Las cenas tienen que ser ligeras. Nunca debemos hacer cenas copiosas, y eso es algo que tendríamos que mantener durante el verano. Lo ideal sería cenar pronto y, en caso de que hayamos cenado más de la cuenta, darnos un paseo para bajar la cena.
  • Abusa todo lo que quieras de frutas y verduras. Además de aportarnos agua y ayudarnos a evitar la deshidratación y la retención de líquidos, nos aporta fibra, que tiene efecto saciante y reduce los problemas de estreñimiento.
  • Evita alimentos muy salados. Nos aumentarán la hinchazón y la sensación de pesadez por la retención de líquidos -además de aumentar la tensión arterial-. Lee: Qué (no) comer para evitar sentirme hinchada
  • Compensa las comidas. Intenta no hacer varias comidas copiosas a lo largo del día. Si hemos comido mucho al medio día, haz una cena más ligera por la noche… Eso sí, siempre realiza las 4-5 comidas al día, pero con menos cantidad.

Y tú, ¿qué opinas?

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema